A free template from Joomlashack
Inicio arrow Noticias y Eventos arrow Como perros y gatos, sobre la perra Carol
Como perros y gatos, sobre la perra Carol PDF Imprimir E-Mail

Si cualquiera de nosotros busca este titular en alguno de los efectivos buscadores de internet, encontrará cientos de entradas de medios de comunicación, de entidades de protección, de blogs. Podremos ver información y opiniones a millares, con texto e imágenes. Quería centrarme un momento en las imágenes.
El poder visualizar parte de los momentos que rodean a este controvertido suceso, debemos "agradecérselo" a
El Refugio, y más concretamente a su presidente, Nacho Paunero.
Un servidor estaba en Onda Cero, tras el programa
Como el perro y el gato, cuando en los teletipos, veo la noticia, noticia que facilita una agencia. Uno, que no es periodista, pero sí curioso, se pone en contacto con dicha agencia, y pregunto

- ¿Cómo habéis obtenido la información?
- Nos la ha pasado "El Refugio"
¿Simple, no?
Sigo preguntando…
- ¿Has contrastado la información con las otras entidades de protección, con los organizadores, con algún veterinario?
- Pues no…
Bien…
Me pongo al habla con Matilde Cubillo, “protagonista forzada” de la noticia, excelente persona, mujer implicada en la protección animal hasta los límites de la salud y, que conste, un ser humano al que quiero, adoro y venero.
Ella me dice que no estaba presentando el evento de marras (primer dato "incorrecto" de la noticia), que el animal no llevaba un abrigo (segunda discrepancia con la noticia) y que el animal no había muerto por asfixia, que había caído fulminado al suelo y que no tenían clara la causa de la muerte, que habían intentado (veterinarios y gente de bien) todo por recuperarle, pero que fue imposible (tercera importante discrepancia con la noticia)
Mati, indignada por las afirmaciones de Paunero, le llama por teléfono, y a los pocos minutos, recibo en mi móvil, la llamada de Nacho, molesto (por decirlo de una forma breve y concisa) que había escuchado en el programa de radio mis comentarios (aprovecho para darte las gracias por seguirnos) sobre la noticia y que estaba totalmente en desacuerdo. Normal.
Me insistía en que no tenía razón en mis afirmaciones (se pueden escuchar en la sección de Como el Perro y el Gato de ondacero.es
), me instaba a que viera su video que en él se demostraba claramente la realidad del suceso.
Y volvemos a las imágenes
Creo que una persona que quiere a los animales, que los defiende, que pretende ser el baluarte, el abanderado, el defensor único de los seres vivos irracionales, ante un problema como la "presunta asfixia" de un animal, si está filmando algo, si está cerca del maltrecho animal, deja la cámara, o la tira, y sale corriendo a intentar aportar su granito de arena en la recuperación de ese ser vivo al que tanto quiere, defiende y venera.
El seguir grabando, desde mi humilde opinión, es un acto de periodismo, puro y duro, muy duro, a mí me recuerda a los reporteros de guerra, que ante viento y marea y una espesa lluvia de balas y cascotes, siguen tras la noticia.
Cada uno, en su profesión, en su labor, actúa según las intenciones, obligaciones o fines que le muevan, me imagino que Nacho diría que esas imágenes son importantísimas para dar a conocer la realidad de la protección animal la suya, su realidad.
En su balanza, es evidente, es más importante filmar lo que suceda para dar luego su particular visión, que intentar ayudar al pobre animal y a todos aquellos que estaban enfrascados en tan vital labor.
En la conversación telefónica mantenida, me dejó muy claro que él y su asociación no son como el resto: "yo no tengo nada que ver contigo", cierto, nada en absoluto.
Supongamos que lo que pretendía Paunero era mostrar la realidad. Premisa: supongo que estaría acreditado para filmar imágenes en IFEMA, si quieres mostrar la realidad, antes de salir corriendo a entregar tu noticia a los medios, pregunta, entrevista a la gente de la organización, a tus "compañeros" de protección animal (perdona, que no son como tú, como también me dejaste claro en la conversación telefónica), ponte en contacto con alguno de los cientos de veterinarios que estaban en IFEMA (se celebraba un congreso de veterinarios), algún profesional cualificado podría haberte dado una información veraz, técnica, científica, sobre las posibles causas de la muerte de ese animal.

Con una consulta a los profesionales podrías saber si el animal había muerto por causa de un presunto accesorio, podrías saber cuánto tarda en morir un animal por la privación de aire, si el cadáver presentaba síntomas de ese "presunto estrangulamiento", podrías haber entrevistado a la persona que llevaba el animal, a los propietarios de la marca de complementos, podrías haberte interesado por llegar al fondo de la noticia, y no solo haberte interesado por tener tu noticia, pero, quizás, solo quizás con demasiada información, el titular y la opinión de tu noticia no habrían sido los mismos.
En un momento álgido de la conversación telefónica, le dije que yo me interesaría especialmente por cada una de las noticias que emitiera a partir de ese momento a lo cual me respondió: ¿me estás amenazando?. yo le dije que si lo consideraba una amenaza que le daba tiempo para coger una grabadora, que le volvía a llamar y que le volvía a decir exactamente lo mismo por si lo consideraba una amenaza, que lo tuviera grabado para poder denunciarme como merecía. (Ahora queda escrito, por si es una amenaza y podemos consultar todo el contenido de la conversación mantenida a varios compañeros del programa, que asistían atónitos ante el bochornoso espectáculo que les estába ofreciendo)
En fin, no llegamos a ninguna conclusión, él tiene razón no tenemos nada que ver.
La verdad, la cruda y dura verdad, es que un perro ha muerto, y que su vídeo, el video de su noticia colgado en su página de televisión tiene más de 100.000 visionados.
¡¡Felicidades Nacho, prueba superada!!
Lo de menos es si las asociaciones de la FAPAM (grupo de asociaciones madrileñas que trabajan unidas y a las que no pertenece El Refugio perdón, no tienen nada que ver) han sido señaladas con el dedo inquisidor de Nacho como "malas, malísimas de la muerte" (no con esas palabras, por supuesto tiene tablas y formación suficiente para ser políticamente correcto), como grupúsculos sin criterio por su participación en un evento tan indigno como una muestra de accesorios y complementos dentro de un evento del sector del animal de compañía.
En la disertación final de su vídeo, comenta que no le gusta la utilización y uso de ese tipo de prendas, complementos, accesorios. Nacho, ¡¡por Dios!! que tú les vistes de Reyes Magos, o de lo que sea necesario para la creación de tus obras maestras informativas.
La agencia que emitió la noticia, tras mi llamada, se puso inmediatamente en contacto con Matilde Cubillo para pedir su opinión sobre lo sucedido (podían haberlo pensado antes, se debieron perder alguna clase en la facultad de periodismo) pero, la discordia, la duda, ya estaba servida.
Como ya le dije a Nacho en una comida mantenida (en el fondo lo intentamos) tras otra de sus bombas informativas, yo no tengo nada contra el fondo de El Refugio, ni contra el fondo de Nacho Paunero y también le dije que sí tenía mucho, mucho, en contra de sus formas.
Estoy plenamente convencido de que la gran mayoría de las personas que aportan su trabajo y colaboración en su asociación quieren, adoran a los animales y que muchos de ellos discrepan en muchas cosas con el resto de entidades de protección, quizás esa discrepancia debería servir para encontrar puntos fuertes para el fin común y no para defender encarnizadamente las propias banderas.
Estoy plenamente convencido de que El Refugio y Nacho Paunero, tienen muy claro cuál es su objetivo dentro de la protección animal.
Y también estoy plenamente convencido de que la cruzada de esta persona y su asociación caminan por la vía del individualismo, pero una vía que les aporta una tremenda presencia social. Ellos están convencidos de que actúan correctamente. Y por eso siempre siguen y seguirán el mismo patrón, les felicito por su tesón.

Supongo que el tiempo, el que a todos (a mí el primero), nos coloca en nuestro sitio, nos señalará, a todos, los errores cometidos y nos mostrará el buen camino. Lo triste, lo verdaderamente patético, es que ante estas "guerras fratricidas" entre entidades de protección, nuestros políticos se frotan las manos. "Si las protectoras no logran ponerse de acuerdo, más fácil nos resulta darles largas". Ojalá consigamos sacar algo positivo de este desgraciado suceso, está en nuestras manos.

 
< Anterior   Siguiente >